Soltar el control

“No cumplirás con tu destino hasta que olvides la ilusión del control”. Maestro Oogway, Kung Fu Panda.

Saltar al vació sin un plan, nunca ha sido mi plan. El control, en mi caso, es una manía incurable, que cambia de tono y de grado, con el tiempo. Es algo que me pasa en automático: tengo expectativas de la vida, de los otros, de mí, del nuevo trabajo y muevo mis fichas con la certeza de que si lo hago bien, todo estará dentro del parámetro planeado. ¿Les pasa?, ¿les ha pasado?

Pero resulta que la vida no es precisamente así. Las “certezas” realmente no existen. “Hacerlo bien”, normalmente se refiere a lo que es socialmente es aceptado y ni las convenciones tradicionales son garantía de nada. Entonces, ¿por qué me pierdo en el control si la realidad es que controlamos más bien poco o casi nada?

De hecho si lo miramos con detenimiento todo es una locura sin sentido: no controlo realmente nada pero sigo jugando a que así es, y me resisto y me frustro y sufro, y repito el mismo patrón de por vida. La ilusión de control me domina, domina el mundo en el que vivimos. Me resisto a soltarme de lo conocido. Mi mente me hace creer que lo sabe todo, que lo conoce todo y que por eso lo domina todo. Y nubla mi verdadera inteligencia, que no pasa por el raciocinio sino por una conexión profunda con lo que realmente soy, con mi ser.

No es fácil salirse de la racionalidad para soltarse y fluir sin ese (supuesto) control. No es sencillo cuando estamos inmersos, todos juntos, en esta locura colectiva. Pero creo que podemos comenzar a hacer cositas pequeñas para reconectarnos y soltar esa muletilla del control, que únicamente nos hace ser infelices. Cosas simples para vivir mejor, sin tanta resistencia y más flexibilidad a los cambios inesperados, tratando de recuperar la consciencia de que el camino no es en línea recta, sino que más bien es un recorrido que hay que disfrutar y que avanza en zic zac.

  • Trata de ser el observador: se que puede parecer un cliché pero lo cierto es que cuando tomamos distancia, y no observamos las cosas en 1era persona, la perspectiva cambia. Nada es completamente bueno, ni completamente malo. Todas las circunstancias son relativas. Así que una manera de enfrentar un mal momento es tratando de ser el observador y no ser el protagonista. Así logramos ver más allá y desarrollar empatía con los demás y con nosotros mismos. Ser el observador es una manera de “darse cuenta” e identificar por donde pasa lo que sentimos, que es realmente ese rencor que no podemos dejar atrás, que trae de vuelta ese dolor que se estacionó en el corazón y no sana. Y cuando logramos que eso suceda, el mensaje secreto detrás de lo que nos hace sufrir esta a punto de ser develado.
  • Respira: creo que la respiración esta subestimada. Es increíble lo que un rato de respiración profunda le puede hacer a tu mente y a tu cuerpo. Cuando algo no sale como queremos, nos alteramos, nos tensionamos, respiramos corto, fruncimos el ceño, nublamos la mente y hasta nos enfermamos. Respirar aclara más que los pensamientos, purifica el alma. No en vano existen técnicas de respiración –pranayama- que nos permiten a punta de inhalar y exhalar lograr una consciencia elevada. Así que respira. respira siempre. Hazlo de manera consciente, presente. Siente como el aire entre por tu nariz a tus pulmones y te llena de vida. Descubre como el aire sale y con él, te deshaces de todas las tensiones y de todo lo que no necesitas. Haz de la respiración una rutina en tu vida.
  • Confía: entregarse y confiar es de las cosas más difíciles de hacer. Yo que soy la señorita planeación solo puedo decir que para confiar solo hay que comenzar a confiar. A veces hay que vivir sin planear tanto, vivir sin pensar. No se que pasa realmente cuando lo entregamos todo y confiamos, pero es como una gran conspiración universal y la vida se resuelve de la mejor manera para todos. Así, que acá solo te puedo decir, ten fe y confía. Bien dice el dicho: lo que sucede, es lo que conviene.

Y tu, ¿planeas y te frustras cuando las cosas no salen como esperabas o confías en que ese es el camino y estás siendo guiado por el universo?

¿Y tu?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s